Ministerios

San Daniel Comboni tenía una idea clara del ministerio evangélico de “sus religiosas”, como le gustaba llamar a las misioneras de la primera hora. Quería que fuesen mujeres santas y capaces, capaces de tratar con todos, desde los Bajás hasta los campesinos, capaces de hacer causa comúncon los debíles y los excluídos.  

Él creía en el rol insustituible de la mujer en el conjunto evangelizador de la Iglesia hasta el punto de sostener que: “…aquí la obra de la Hermana es un sacerdocio. Donde están las Hermanas hay una Misión sólida”.

Su apasionada experiencia de vida gastada en el anuncio del Evangelio en África y la metodología misionera sintetizada en el lema  “Salvar África con África” que nos dejó en herencia, son la consigna que hoy estamos comprometidas a realizar en los pueblos donde vivimos.

Sostenidas por su visión profética en nuestro ministerio femenino:

  • Anunciamos y compartimos la Buona Noticia a quienes no la conocen y favorecemos el crecimiento de los  valores del Reino a través de :

    – la pastoral catequética

    – la pastoral educativa

    – la pastoral sanitaria

    – la promoción de la mujer

    – la formación y la promoción humana y religiosa de los líderes. 

    – la promoción de la Justicia, la Paz y la salvaguarda de la creación

    – la Animación misionera de las Iglesias.

Hoy más que nunca estamos llamadas a ser “puentes de recopnciliación y perdón” y “constructoras de diálogo” para la unidad de los pueblos, de las culturas y de las religiones, para ser verdaderas mujeres del  Evangelio para la misión ad gentes, hoy.