NOVICIADO Y VOTOS TEMPORALES

Noviciado: este período (2 años) implica una profunda unión con Dios, la iniciación a la práctica de los consejos evangélicos; una experiencia intensa de vida comunitaria; la asimilación vivencial del carisma para consolidar la disponibilidad a la misión ad gentes y la profundización de las Constituciones.  La joven es ayudada a cultivar una mentalidad y actitudes abiertos a la internacionalidad.
Votos temporales: Después de la primera profesión religiosa la Hermana es parte activa de la vida de la comunidad.  En ella se ejercita para armonizar en unidad de vida, oración, estudio, apostolado y trabajo de manera que pueda crecer en los valores propios de la consagración para la misión.  Este tiempo (6 años) se concluye con la profesión perpetua.