EQUADOR – QUITO

HISTORIA DEL GRUPO “COMBONILAIC” DE LA CIUDAD DE QUITO

El grupo COMBONILAIC inicia sus actividades laicales el año 1999, con el impulso de las Hermanas Josefina López Delgado, Superiora Provincial, e Irene Pinedo, tratando de recoger y encauzar la inquietud misionera que se percibía en algunos laicos y laicas que sintonizaban con el espíritu misionero comboniano.

El grupo empezó con las parejas conformadas por Lupita y Victor Orellana y Katya y Nestor Quimbita; Paulina Orellana, Janeth Miranda (de Otavalo) y Bachita (averiguar apellido).

Comenzaron a reunirse una vez al mes para formación bíblica y comboniana preparándose para posteriores compromisos misioneros y se tocaron temas formativos sobre valores y derechos humanos.

Desde los comienzos, el grupo fue mixto, participando matrimonios, adultos jóvenes, novios, etc.

Siendo Superiora Provincial la Hna. Mary July Pérez, continuaron los encuentros mensuales y entraron a colaborar las Hermanas Annunziata Ferronato y Judith Caro. Un grupo de 12 integrantes perseveraron con fidelidad, mientras que otros miembros se alejaron, sobre todo por motivos de cambios en su trabajo.

En el año 2003, con ocasión de la canonización de Daniel Comboni, Fundador de la Comunidad Comboniana, se reforzó el conocimiento y asimilación del camino de Jesús, enfatizando temas como La Vida Ideal y Trabajo Apostòlico de Comboni; Valores Combonianos; y, Retiro sobre su vida y su misión.

En el 2005, por primera vez sale un grupo de miembros de Combonilaic a la misión de Palma Real en San Lorenzo, Esmeraldas. La joven doctora Paulina Orellana y los matrimonios Lupita y Victor Orellana y Katya y Nestor Quimbita, se apoyaron para la experiencia en la comunidad de las Hermanas Combonianas.

En el 2006, la Dra. Paulina Orellana marcha más lejos a vivir la misión. Llega hasta el Congo Brazzaville misión de Infondo, como colaboradora en el proyecto sanitario del Hospital Vozandes de Quito.

En el año 2008, María Toapanta, Martha Vizcaino y Jannett Chiriboga salieron a realizar una misión en Esmeraldas con la Hna. Mirys Rodriguez, específicamente en los pueblos de Zapallo, Zapallito y Chontaduro (verificar si èste es el nombre).

En este mismo año se celebra en Quito el CAM 3 – COMLA 8, participando los integrantes de Combonilaic en algunas actividades que los impulsan en su sentir misionero.

En este tiempo, el grupo comienza a leer y reflexionar el último documento de la Iglesia Latinoamericana y El Caribe, elaborado en el 2007 en Aparecida, que nos pone a toda la Iglesia en estado de misión, conocida como “MISION CONTINENTAL”.

Otro compromiso que adquirió una integrante del grupo de ese entonces, Ritha Nieto, fue el acompañamiento de trabajadoras sexuales en colaboración con las Hnas. del Buen Pastor.

Igualmente, Jannett Chiriboga, otra integrante del grupo, Psicóloga Clínica, dio su colaboración profesional entre las familias de los niños pobres del comedor donde colabora el grupo.

En el 2009, la Hna. Bertha Peralta, Superiora Provincial, propone a la Hna. Piedad Aldaz entrar a reforzar la colaboración que dan las Hnas. al grupo, en vista de una pronta salida de la Hna. Judith Caro a la misión de Buenaventura (Colombia).

Se realizó una evaluación general de la marcha del grupo, de sus luces y sombras en el caminar y sus expectativas para el futuro.

Apoyándonos en esta pista, vimos necesario la elaboración y renovación del Proyecto Combonilaic, que respondiese al momento actual y a los nuevos miembros del grupo.

En preparación a este trabajo, tuvimos un día de convivencia-retiro, ayudados por el Hno. Comboniano Joel Cruz Reyes, con el tema “Los laicos desde la mirada de Daniel Comboni”, que fue muy iluminador.

En el 2010, con estos elementos y la ilusión del grupo, trabajamos unos mses hasta llegar por concenso a la elaboración del Proyecto, en el que se define: La identidad (quienes somos por vocación y la Espiritualidad que nos anima), Visión, Misión, Vida del Grupo, Manual de Procedimientos de la directiva y del grupo.

En el 2011, en Semana Santa, el matrimonio conformado por Inés y Julio Sandoval se incorpora a la misión a realizarse en San Miguel de los Bancos, al que acompañaba nuestra Hna. Montserrat García, como parte del equipo coordinador de América Misionera.

Se programa para que el grupo se implique más en la animación misionera en sus parroquias y en la difusión del Boletín “En Sintonía” y darse a conocer a través de su tríptico, de lo cual ya se ven algunos resultados, pues se han incorporado al grupo algunos jóvenes miembros.

Tuvimos que afrontar la pérdida de nuestra guía espiritual Annunziata Ferronato, quien retornaba a Italia. La otra guía, Hna. Piedad Aldaz, se encuentra en Haití, ayudando a levantar a los más débiles para que a través del sacrificio reconozcan las caminos trazados por Jesús.

También brindan su colaboración con algunas hermanas combonianas en campañas específicas de animación misionera.

LABOR SOCIAL Y ACTIVIDADES REALIZADAS

  • Programas de Formación Espiritual y Laical.
  • Participación en eventos eclesiales y compromisos catequéticos en las parroquias de La Bota y Carcelèn.
  • Estudio del documento eclesial “Crhistifidelis laicis”, específico para la vivencia laical.
  • Pastoral Misionera en la Fundación Eudes, acogiende de enfermos de VIH/SIDA. Se colaboró con medicamentos, pagos de servicios básicos, alimentación, charlas informaticas, formación espiritual, ayuda económica a las personas que lo necesitaban.
  • Colaboración con alimentos a un comedor de niños de escasos recursos en el Barrio La Bota.
  • Elaboración del “Proyecto Comboniano”, con el objetivo de fundamentar su identidad y responsabilidad misionera en la Iglesia y en el mundo de hoy y actualizar la propuesta de Comboni.
  • Elaboración de un tríptico (colaboración desinteresada de Nestor, quien tenía una imprenta), a fin de que los miembros de Combonilaic tengan un elemento de presentación a la hora de hacer animación misionera. Se explica claramente sobre la misión y visión del grupo, quien nos anima, actividades que realiza el grupo e información sobre cómo integrarse en el grupo.
  • Introducción a la Lectio Divina, para ayudar a adentrarse en la Palabra y aplicarla en los encuentros de oración con los que empezamos cada reunión.
  • El grupo Combonilaic es parte de la Familia Comboniana, por lo que siempre están invitados y presentes en todas las celebraciones a las que participan con mucho gusto y se van sintiendo en familia.
  • En el 2011, en preparación para las fiestas de Pentecostés, tuvimos un Retiro-Convivencia en casa de Jannett en Mindo, con el tema “El Espíritu Santo y la Misión-Espiritualidad cristiana y Comboniana”, ofrecido por la Hna. Piedad.
  • Introducción a la Cristología, que está permitiendo un bonito compartir en el grupo y poner de relieve sus dudas, sus vacíos formativos en estas áreas con las que se enfrentan en sus actividades pastorales. Este tema lo manejaron las Hermanas Piedad Aldaz y Annunziata Ferronato.
  • Pastoral Familiar en Gualea desde el año 2012 hasta la actualidad, con temas que se pueden compartir en familia. Se maneja un documento sobre Pastoral Familiar.
  • En Gualea iniciamos una nueva actividad: el ropero misionero. Conseguimos una buena cantidad de ropa en buen estado, cds, carteras, zapatos, cuadros, etc. Vendimos a la población de Gualea, llegando en esta ocasión también a los más necesitados. El dinero adquirido ha servido para financiar nuestros gastos y ayudar a las personas necesitadas.
  • Se donó a la Iglesia de Gualea dos murales: uno para el altar y otro para el podio (poner el nombre específico), engalanando la Casa de Dios.
  • Hemos realizado varias rifas de objetos donados por nosotros y por nuestras amistades.
  • Catequesis en Santa Elena (La Armenia), actividad llevada a cabo por la pareja conformada por Inesita y Julio Sandoval.
  • Catequesis en el barrio La Bota, actividad llevada a cabo por nuestra compañera Marcia Laglaguano, desde ……. hasta la presente fecha.

RETOS Y PROYECTOS DESDE NUESTRA PERSPECTIVA

Como Comunidad Misionera Comboniana sentimos el deber y la alegría de continuar compartiendo con los laicos la riqueza del Carisma y Espiritualidad Comboniana que es don para muchos.

Las Hermanas que colaboran directamente con el grupo tienen en claro que el grupo no tiene que ser dependiente de ellas, sino que deben seguir formándose para adquirir su autonomía desde su propia identidad laical.

Es necesario ahondar en el conocimiento de la persona y espiritualidad de Daniel Comboni.

Una propuesta de Hnas. Annunziata y Piedad es la conveniencia de elaborar un Programa que abarque la formación inicial de un Laicado Comboniano, que tenga sus etapas, con contenidos formativos y experiencias misioneras, a fin de que al término de las mismas se dé el paso a la formación del grupo autónomo de Combonilaic.

En vista de que alrededor de nuestras comunidades dentro de nuestra provincia están iniciando núcleos de laicos con identidad comboniana, tendríamos que pensar en organizar encuentros conjuntos y por lo cual sería más urgente todavía la elaboración de dicho Plan que permita un caminar común y con horizontes.

Hasta ahora, la experiencia de hacer misión acompañados por una Hermana o comunidad comboniana, ha sido un elemento valorado como positivo, pues abren camino y los orientan con mirada y perspectiva misionera y Comboniana.

El grupo actual, conformado por las parejas: Rita y Marcelo e Inesita y Julio; Katya Unda, Jannett Chiriboga, María Toapanta, Marcia Laglaguano, Iris Pico y la nueva integrante Catalina Huilcapi, tienen ahora como guía espiritual a la Hna. Marilena.

Este grupo (un total de 9 personas), es fiel a los encuentros mensuales, esperamos contar con nuevos miembros; la oración es un elemento que valora mucho y nos mantiene, así como las ideas donde poder vivir la misión, aparte de vivirla en sus vidas y trabajo cotidiano.

Aspectos a reforzar en algunos miembros del grupo es la continuidad sistemática al grupo, así como llegar a concretar sus compromisos misioneros, compatible con sus trabajos.

Y ahora estamos aquí, celebrando nuestro Primer Congreso de Laicos Combonianos, con la seguridad de que el espíritu de Daniel Comboni nos acompaña y nos impulsa hacer un apostolado que llegue a los más necesitados.

Finalmente, no todo son buenas noticias. Tuvimos el inmenso dolor de perder a un compañero del grupo, Nestor Quimbita, esposo de Katya, quien el 4 de julio pasado partió a la Casa del Señor. Estamos seguros que en el cielo Nestor seguirá alegrando con sus ocurrencias y travesuras, muy características en él. Que Nestor descanse en paz y que Dios le conceda la gracia de sentarlo a su derecha.

Share Button